Del huerto del perezoso a la Econología


Le Potager du paresseux fue concebido por Didier Helmstetter, hijo de un pequeño agricultor e ingeniero agrónomo, tras sufrir un infarto que le dejó graves secuelas físicas. Sin ningún tipo de fertilizante . Sin labranza . Esta idea ha sido ampliamente desarrollada desde 2014 en los foros de la web econologie.com en el tema dedicado al huerto del perezoso.

La primera clave: cooperar con un sistema vivo complejo

El Huerto del Vago está diseñado para optimizar el complejo sistema que es un suelo vivo.

Gusanos anécticos

Suben las partículas finas y los elementos minerales y arrastran la materia orgánica a las profundidades del suelo. Estas galerías aumentan las superficies de intercambio entre el aire y el suelo, lo que, en ausencia de laboreo, garantiza la aerobiosis necesaria. Las raíces aprovechan para crecer más profundamente, incluso sin labranza. El recuento de los excrementos sugiere que hay de dos a tres veces más en el suelo del Huerto del Vago.

Las raíces también recogen las sustancias nitrogenadas que los gusanos han liberado en estas galerías.

Hongos

Estos hongos tienen una gran capacidad para extraer agua y minerales, concentrarlos y hacerlos circular a distancias considerables. Son los principales actores en la formación de humus a partir de fibras vegetales. Son los únicos organismos del suelo capaces de descomponer la madera. El humus se «pega» a las partículas del suelo, formando agregados.

Menos conocido es que los hongos micorrízicos viven en simbiosis con las raíces del 80 por ciento de las plantas que se alimentan de ellos, aportándoles hasta un 25 o 30 por ciento de los productos de la fotosíntesis. A cambio, los hongos proporcionan a las plantas agua y minerales unas 100 veces más eficientemente que las raíces de la planta. Estos hongos son extremadamente sensibles a los fungicidas. Por lo tanto, el jardín del Lazy Boy no usa sulfato de cobre.

salida estándar

Descomponen rápidamente materia orgánica fresca y húmeda rica en elementos solubles, especialmente nitrógeno. Son esenciales para el ciclo del nitrógeno y son los únicos organismos del suelo capaces de convertir los iones de amonio en nitratos que luego son absorbidos por las plantas. Otras familias, simbióticas o no, fijan nitrógeno gaseoso atmosférico, una forma no disponible para las plantas. Gracias a la porosidad de los corredores y del suelo, el nitrógeno puede entrar gratis en el huerto, gracias a las leguminosas, que acogen, protegen y alimentan bacterias específicas.

Aunque se han escrito muchas tonterías sobre «las leguminosas dan nitrógeno a las plantas asociadas», este mecanismo es esencial en un suelo vivo. El uso de heno, en lugar de otros materiales más habituales, es una de las claves del sistema. Desempeña 4 funciones esenciales, permitiendo al jardinero perezoso holgazanear eficazmente.

La segunda clave: mantener el suelo cubierto

El huerto del jardinero perezoso se basa en una cobertura permanente de materia orgánica no descompuesta ya, sobre toda la superficie del suelo y esto en un espesor suficiente. Por un lado, en aproximadamente el 80% de la superficie, es heno. Tiene una relación másica entre carbono y nitrógeno de aproximadamente 25, lo que es muy favorable. Mejor nutridos, los organismos vivos del suelo trabajarán más y mejor para el jardinero perezoso.

Más rico, el heno aporta, al ser descompuesto in situ por estos organismos, más elementos minerales nutritivos al suelo, donde estarán disponibles para los cultivos. El heno es neutro en cuanto a su relación carbono/nitrógeno. Por lo tanto, la actividad biológica que se desarrollará como resultado de este aporte masivo de energía no tendrá lugar tomando prestado nitrógeno del suelo, como ocurre con los materiales más pobres en nitrógeno que se suelen utilizar. Este humus estable desempeña un papel fundamental en el suelo, en particular en su estabilidad, su capacidad para retener el agua y la mayoría de los elementos minerales.

Heno: un supermaterial «4 en 1

El uso de heno, en lugar de otros materiales más habituales, es una de las claves del sistema. Por esta razón, las semillas contenidas en el heno no germinan, salvo en raros casos de largos períodos de lluvia justo después de su colocación, con germinación superficial. El heno se compacta mejor que la paja.

Siempre que se introduzca una buena cantidad de veinte centímetros, se descompone con la suficiente lentitud para garantizar este bloqueo hasta que se cosechen las hortalizas. Se mantiene húmedo, lo que favorece la actividad de los organismos y el crecimiento de las plantas. Por último, la descomposición del heno proporciona al suelo, y por tanto a las plantas, todos los nutrientes que necesitan para crecer. Estos minerales se han tomado de la pradera durante el crecimiento de la hierba, que ha absorbido todo lo que necesita una planta durante su crecimiento.

El heno, que está formado por plantas completas, a diferencia de la paja, que sólo tiene tallos huecos, es también un abono orgánico muy completo, que se libera lentamente porque primero debe descomponerse. No hay riesgo de sobredosis de verduras. Si están bien alimentadas, no serán adictas a los fertilizantes solubles y serán más resistentes. Por suerte, el heno se descompone lo suficientemente rápido, en una temporada, para liberar estos elementos justo a tiempo.

Parte del heno se destinará al proceso de humificación, es decir, a la producción de sustancias húmicas estables. Por tonelada transportada, la formación de estas sustancias es equivalente a la generada por el estiércol fresco o el compost. En 6 años, el suelo del Huerto del Vago ha pasado del 4,3% de materia orgánica al 5,2%.

El heno tiene sus inconvenientes. Con algunas verduras «resistentes», lo compensas en otoño. Poner el heno muy tarde, una vez que la tierra se ha calentado, es otra opción para aquellos que no se asustan al ver la primera mala hierba.

Ultimas Entradas Publicadas

Bosques vivos gracias a la resistencia ciudadana

Por otro lado, se afirma claramente que "la tala rasa no es un problema de gestión forestal sostenible". La tala ...
Leer Más

Del huerto del perezoso a la Econología

Le Potager du paresseux fue concebido por Didier Helmstetter, hijo de un pequeño agricultor e ingeniero agrónomo, tras sufrir un ...
Leer Más

Uso del Neem (Azadirachta indica) en la agricultura

La altura de este árbol es de entre 5 y 15-20 metros. La madera es dura, pesada, de color marrón ...
Leer Más

Neonicotinoides: entre rumores, posturas e información

La industria de la remolacha azucarera de Francia no es un mito En 2020, se plantaron remolachas azucareras en 423.000 ...
Leer Más

Granja de cerdos en Francia Como funcionan | Presencia de la industria

La cría de cerdos juega un papel importante en la actividad económica de Francia y en la industria agroalimentaria. Hay ...
Leer Más

¿El cultivo de arándanos silvestres es adecuado para su ecología?

El incendio de 1870 en la región de Saguenay-Lac-Saint-Jean del norte de Quebec destruyó aproximadamente 3800 kilómetros cuadrados de tierra ...
Leer Más

Tierra de diatomeas en horticultura y avicultura

Las diatomeas (diatomeas) son microalgas unicelulares que se encuentran en todos los ambientes acuáticos de la Tierra (junto a la ...
Leer Más

Cultivo de montículos: ¿por qué y cómo?

El cultivo de montículos en realidad tiene diferentes orígenes intelectuales, por así decirlo, lo que explica en parte por qué ...
Leer Más

¿Por qué crear asociaciones culturales?

Las asociaciones de cultivos son una herramienta especialmente eficaz, aunque la técnica está lejos de dominarse en todos los casos ...
Leer Más

Razas rústicas y antiguas de cerdos.

La domesticación de los cerdos comenzó hace varios miles de años en el área del Cercano Oriente. Luego se extendió ...
Leer Más

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *