Producción vegetal y plagas: ¿Qué protección se necesita?


¿Por qué y contra quién intentan los agricultores proteger sus cultivos? Un cultivo, sea cual sea, está expuesto a los elementos, la mayoría de los cuales son beneficiosos, pero algunos son agresivos. Estos factores son bióticos y abióticos. Desarrollaremos aquí los factores bióticos que consideramos plagas de los cultivos.

No hay sitio para los beneficiosos: campo libre para las plagas josealbafotos

Cada categoría de plagas tendrá un impacto diferente y más o menos aceptable en la producción. Por tanto, tendrán un impacto significativo en los rendimientos, la calidad de los productos y la sostenibilidad de los cultivos, que son los principales factores de la remuneración de los agricultores y de la independencia alimentaria y económica de los territorios.

DEFI-Ecologique

Estos tendrán un efecto depresivo sobre los cultivos por la competencia por el agua, los elementos minerales del suelo y la luz. Su impacto en la producción será, por tanto, una reducción de los rendimientos, el «ensuciamiento» de la cosecha por sus semillas, especialmente en el caso de los cultivos herbáceos, y una reducción de la calidad de los productos en términos de composición.

Parásitos

Los parásitos son organismos que penetran en la planta para utilizar sus componentes internos; son los que causan las enfermedades.

Plagas

Insectos, moluscos o incluso mamíferos como conejos, jabalíes y topos pueden alimentarse de los cultivos. Por desgracia, el ser humano también puede destruir cultivos y espacios naturales por falta de respeto al trabajo de sus congéneres y al medio ambiente que sustenta la vida. Para limitar el impacto de estas plagas, no hay muchas opciones: o adoptamos la estrategia de evitar el problema o nos enfrentamos a él. El punto de partida es sobre todo identificar y controlar los ciclos de desarrollo de las plagas, y aquí es donde entra en juego la increíble complejidad de la profesión de agricultor, por el inmenso campo de conocimientos que hay que dominar.

¡Todo un mundo de plagas!

Los virus son los bioagresores más pequeños que se conocen, pero no se considera que estén vivos ni siquiera cerca de estarlo porque no respiran. Tienen la particularidad de ser estables en la planta, especialmente para los cultivos perennes.

Métodos de control indirecto

En una estrategia para evitar los bioagresores, buscamos métodos o medios profilácticos, es decir, que pongan a los bioagresores en malas condiciones para su desarrollo. Se trata, por tanto, de un control indirecto que no se dirige a las plagas, sino a su contexto de desarrollo.

Control agronómico indirecto

Para los medios agronómicos, es esencial realizar un diagnóstico del terruño desde un punto de vista edafoclimático e histórico, es decir, un estudio del suelo y del microclima de la parcela o del bloque de parcelas, así como una memoria de los cultivos y de los itinerarios técnicos. Evitamos efectivamente plantar los mismos cultivos uno tras otro. Este es el principio de la rotación de cultivos, por lo que es preferible, por ejemplo, plantar un cultivo de trigo después de un cultivo de habas o un cultivo de pradera después de un huerto.

Control genético indirecto

Esto significa que podemos considerar que el patrimonio genético de los cultivos puede ser un factor de resistencia, o al menos de tolerancia, a los bioagresores. Eliminemos los Organismos Modificados Genéticamente porque esta solución no responde a las expectativas de la sociedad civil y también porque esta solución se basa en montajes de naturaleza totalmente improbable y cuyos efectos pueden ser incontrolables. Es importante utilizar semillas o plantas sanas, es decir, libres de plagas. La principal crítica que cabe hacer aquí es la pérdida de diversidad genética de los cultivos por la estandarización de la elección de plantas y semillas que se ofrece a los agricultores.

En efecto, si una variedad o especie es más sensible a una plaga, las demás presentes en el campo pueden tomar el relevo y compensar las pérdidas. En este sentido, las semillas o plántulas certificadas pueden ser complementarias a las semillas de granja o a una selección masiva de plántulas.

Control profiláctico indirecto

Por último, las medidas profilácticas son operaciones culturales que buscan reducir el inóculo o las poblaciones iniciales de bioagresores, reducir la humedad relativa del microclima de la planta, limitar los factores químicos como el nitrógeno controlando y fraccionando el número y la cantidad de abonos.

Métodos de control directo

Para ello disponemos de medios físicos, biológicos y químicos.

Control físico directo

Los medios físicos pueden ser intervenciones mecánicas que destruyan los bioagresores. También en este caso conviene razonar el momento y la frecuencia de las intervenciones para actuar con eficacia pero sin excesos, ya que pueden surgir otros problemas agrícolas, como la erosión.

El uso de barreras puede ser una solución, pero sólo para plagas grandes. Redes antipájaros, pistolas, ultrasonidos, cinta adhesiva, mangas, etc. evitan la depredación de los cultivos. La combinación de dos barreras físicas se utiliza en África, por ejemplo, combinando una zanja y un seto de espinos para limitar los daños de los elefantes.

Control biológico directo

Los medios biológicos corresponden a organismos vivos que mantendrán las plagas en un nivel de población aceptable en términos de impacto agrícola. Se pueden llevar a los campos en forma de pulverización o de suelta. También debemos fomentar su instalación y mantenimiento en las zonas de producción mediante infraestructuras agroecológicas y limitando el uso de productos no específicos. Estos seres vivos, auxiliares de los cultivos, son muy diversos, al igual que sus modos de acción.

Algunos son depredadores de bioagresores, otros son parásitos y otros simplemente pueden ocupar el nicho ecológico e impedir la instalación de bioagresores con su mera presencia.

Control químico directo

Los productos químicos son todos los materiales o moléculas químicas que se aplican en el campo mediante pulverización para matar los organismos que atacan a los cultivos. Muchos de estos productos actúan sobre un proceso concreto de la fisiología de las plagas. Muy eficaces al principio de su utilización, son cada vez menos eficaces a medida que pasa el tiempo, ya que con la exposición y la sucesión de generaciones, los organismos vivos encuentran desfases y se vuelven resistentes. Por lo tanto, es necesario limitar la frecuencia de su uso en el mismo año o incluso a lo largo de varios años.

Factores ambientales como la temperatura, el viento y la pluviosidad ofrecen a los agricultores ventanas de acción más bien cortas. La elección y el uso de los productos son muy complejos.

Herramientas de ayuda a la decisión

Lo peor de elegir es la soledad, y muchos agricultores se sienten solos, sobre todo ante su necesidad de obtener unos ingresos dignos y, por tanto, un rendimiento mínimo, y ante la sensación de cuasi criminalidad en el uso de productos fitosanitarios.

Con los CPB, el umbral de nocividad puede alcanzarse muy rápidamente

O bien aún no existe o está por debajo del umbral de intervención económica, o bien ha superado este umbral. El punto central del razonamiento es, por tanto, el umbral del perjuicio económico. Se define como el nivel aceptable de daños al cultivo en el que el coste de la intervención es al menos igual a la pérdida económica debida a la plaga.

¿Acciones preventivas o curativas?

Si sólo se decide llevar a cabo un tratamiento cuando se alcanza este umbral, los tratamientos preventivos dejan de tener sentido. Por otra parte, un tratamiento curativo no siempre es eficaz, sobre todo en el caso de microorganismos bioagresivos.

Hacer balance

Es difícil encontrar el indicador adecuado, ya que todos pueden mejorarse. Este indicador tiene en cuenta el número de tratamientos, las dosis y las superficies tratadas. Es mejor utilizar un indicador, aunque sea mejorable, que no utilizarlo.

Ultimas Entradas Publicadas

Bosques vivos gracias a la resistencia ciudadana

Por otro lado, se afirma claramente que "la tala rasa no es un problema de gestión forestal sostenible". La tala ...
Leer Más

Del huerto del perezoso a la Econología

Le Potager du paresseux fue concebido por Didier Helmstetter, hijo de un pequeño agricultor e ingeniero agrónomo, tras sufrir un ...
Leer Más

Uso del Neem (Azadirachta indica) en la agricultura

La altura de este árbol es de entre 5 y 15-20 metros. La madera es dura, pesada, de color marrón ...
Leer Más

Neonicotinoides: entre rumores, posturas e información

La industria de la remolacha azucarera de Francia no es un mito En 2020, se plantaron remolachas azucareras en 423.000 ...
Leer Más

Granja de cerdos en Francia Como funcionan | Presencia de la industria

La cría de cerdos juega un papel importante en la actividad económica de Francia y en la industria agroalimentaria. Hay ...
Leer Más

¿El cultivo de arándanos silvestres es adecuado para su ecología?

El incendio de 1870 en la región de Saguenay-Lac-Saint-Jean del norte de Quebec destruyó aproximadamente 3800 kilómetros cuadrados de tierra ...
Leer Más

Tierra de diatomeas en horticultura y avicultura

Las diatomeas (diatomeas) son microalgas unicelulares que se encuentran en todos los ambientes acuáticos de la Tierra (junto a la ...
Leer Más

Cultivo de montículos: ¿por qué y cómo?

El cultivo de montículos en realidad tiene diferentes orígenes intelectuales, por así decirlo, lo que explica en parte por qué ...
Leer Más

¿Por qué crear asociaciones culturales?

Las asociaciones de cultivos son una herramienta especialmente eficaz, aunque la técnica está lejos de dominarse en todos los casos ...
Leer Más

Razas rústicas y antiguas de cerdos.

La domesticación de los cerdos comenzó hace varios miles de años en el área del Cercano Oriente. Luego se extendió ...
Leer Más

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *